domingo, 3 de octubre de 2010

... o de cómo sabe

Tiene un agujero pequeño en el pecho por donde sale aire contaminado a veces. Se le cargan las sienes de gritos estridentes y sólo quiere desaparecer.... o estallar, para ver si las llamas pequeñas que salgan de ahí sirven de rastro.

¿Soluciones? Cerrar los ojos y cambiar de canción, o de disco. O apagar.

Suele gustarle desaparecer -sólo- para no ser consciente de que realmente no cuenta. O no respirar para no ser consciente de cuándo le falta el aire. Y a veces se esconde entre la gente y las sábanas (depende del momento)... para no darse cuenta de que la habitación está vacía y el costado frío. Y apaga el teléfono, muchas veces, para olvidarse de que no suena.

Y mientras, luce chaleco antibalas sobre la piel desnuda. Pese a todo o precisamente por eso

3 comentarios:

Salomé dijo...

Sin palabras.

Impresionante.

la chica de las biscotelas dijo...

vaya... me ha encantado lo del chaleco antibalas sobre la piel desnuda, vaya imagen.

txe dijo...

si quieres puedes desaparecer, ya lo dijo J.